16 diciembre, 2011

Su sonrisa, el mayor de los placeres. -

Nadie lo sabía, pero desde que tenía 14 años era pintor. Plasmar sobre el óleo las locuras que me rondaban la mente era mi pasión. No me avergonzaba de lo que hacía, pero mantenerlo en secreto hacía que fuese especial, que fuese algo mío. Empecé poco a poco, y casi sin darme cuenta. Como no tenía pinturas, utilizaba cualquier cosa que encontraba por casa para dar color al lienzo. Los cosméticos de mi madre eran mis preferidos. Al principio, pintaba por pasar el tiempo. Pronto me di cuenta que era bueno, realmente bueno. Mis dibujos conseguían describir a la perfección mis sentimientos. Sabía que, con ello, no me podría ganar la vida, pero al menos pintar me la daba.
Cuando la conocí todo fue distinto. Mis cuadros comenzaron a mostrarse más coloridos, más vivos. Era como si un arco iris se hubiese introducido en mi pincel y plasmase pura pasión. No sabía lo que tenía, ni lo que me daba, pero lo cierto es que era maravilloso. Puede que fuese el sentimiento de felicidad que provocaba en mí lo que me inspiraba. A veces, me sentía como si me hubiese bebido de un trago una botella de licor. En realidad, lo que me había tomado era otra cosa mucho más fuerte. Estaba borracho de amor. Las horas pasaban como segundos. Yo, pintando para ella. Ella, respirando para mí.

   
Fue entonces cuando comprendí que, aquella mujer de penetrantes ojos verdes, era mi musa.

______________
- Echo de menos tener tiempo para pasarme más por aquí. Pero hasta que no termine los exámenes es lo que hay... Feliz viernes, queridos míos.

05 diciembre, 2011

No permitas que este amor se apague. -

Es extraño cómo suceden las cosas, cómo nuestra forma de ver el mundo muta en cuestión de segundos, cómo las personas vienen y van, pero su recuerdo siempre permanece con nosotros.

Aquella noche, su mente era un hervidero de sentimientos encontrados. Lo amaba, de eso estaba segura. Pero su relación se había vuelto monótona, y no lo soportaba.
Después de su llamada todo cambió. Se dio cuenta de que podía perderlo para siempre. En milésimas de segundo imaginó su vida sin él. Sin su olor, sin sus besos, incluso sin sus odiosas discusiones. La visión fue tan espeluznante que se odió a sí misma por haber permitido que él, su único amor, se alejase de ella.
Fue entonces cuando comprendió que lo amaba más de lo que creía, y más de lo que pensaba que se podría amar a alguien. Comprendió que necesitaba su presencia para continuar respirando. Estaba dispuesta a hacer cualquier cosa por él, a luchar por su amor hasta que la luz de las estrellas se apagase. Pero no estaba dispuesta a ver un nuevo amanecer sin él a su lado.


























Es extraño cómo a veces nuestra vida puede girar en torno a una única persona, cómo nuestro corazón comienza a latir de una forma distinta al escuchar su voz.


_____________
- He dudado mucho de si subir esta entrada o no. La mayoría de mis pequeños y adorados textos suelen expresar mis sentimientos, o cosas que simplemente pienso. Pero este es uno de los más autobiográficos que tengo. Yo misma, estuve a punto de perderlo para siempre. Necesitaba explicaros como me llegué a sentir. Pero, lo cierto, es que no lo he conseguido del todo, y ésto es lo único que he conseguido sacar de mi alocada e idiota mente. 
En fin, después de este rollo, espero que paséis un feliz puente los que lo tengáis como yo, y los que no, a disfrutar de la semana todo lo que podáis. :) Un besazo enorme.

26 noviembre, 2011

Adicto a su sabor. -

Aún hoy, la recuerdo a diario.
Sus penetrantes ojos verdes, su olor, la forma de morderse los labios, sus contoneos: me atraían de una forma casi sobrenatural. Era hermosa. Mucho. Su belleza era tal, que casi daba miedo, parecía que de pronto se rompería y desaparecería para siempre. Aún así, su aspecto era la menor de sus virtudes. Tenía una personalidad sorprendente, arrolladora. Estaba seguro que dentro llevaba una vida repleta de momentos increíbles, y eso hacía que deseara conocerla más y más a cada segundo que pasábamos juntos. Tanto fue así, que a la noche de conocernos ya estaba en su cama. Pensareis que soy un chico fácil, para nada. Consiguió enamorarme y enloquecerme como nunca nadie antes lo había hecho. Era maravillosa. Una mujer de otra época. Sus labios dulces, jugosos, tiernos y a la vez fieros, eran la droga más fuerte que jamás había probado. Con cada caricia conseguía que se me erizase el vello de la nuca. Os juro que hubo momentos en los que el tiempo se paró. Las manecillas del reloj se quedaron quietas más de una vez para escuchar sus carcajadas de felicidad. Era increíble. Y nuestra relación también lo fue. No éramos novios, ni amigos, ni amantes. Sólo éramos Tom y su pequeña musa, como a mí me gustaba llamarla.


Después de su marcha no he vuelto a ser el mismo. Aquella mañana, al salir, me prometió que jamás me abandonaría. Y yo la creí. Pero ella, mi pequeña y alocada musa, aún no ha vuelto.



______________
- Semana ajetreada donde las haya. Con examen incluido. Pero hoy es SÁBADO. ¡Así que a disfrutarlo! :) Un besazo enorme.

18 noviembre, 2011

Love's story. - ( XV )

- ¿Quieres casarte conmigo?

BUM. Lo soltó de repente. Sin pensarlo. Eran las cinco de la madrugada. Pero nunca había estado más despierto.

- No digas tonterías, anda. Estás borracho…
- Puede. Pero quiero casarme contigo.
- Somos unos críos. Tenemos toda la vida por delante, ¿y tú piensas casarte a los veinte años? No saldría bien…
- ¿No me quieres?
- Más que a nada.De eso Ella estaba completamente segura.
- Pues ya está. Si nos paramos a pensar en todas las consecuencias de nuestros actos seríamos incapaces de vivir. Seamos felices, joder. Creamos que las cosas pueden salir bien. Yo te amo. Necesito saber que cada mañana, al despertarme, estarás ahí.
- No necesito casarme contigo para estar a tu lado el resto de mi vida. Yo también te amo, pero eso no tiene nada que ver…
- ¿Cómo que no tiene nada que ver? Nos queremos ahora. Estamos juntos ahora. Somos felices ahora. ¿Por qué no nos podemos casar ahora? Quizás sea una locura, pero dicen que los locos son las mejores personas. ¿Por qué no eres capaz de unirte a mi locura y dejarte llevar? Repito: ¿quieres casarte conmigo?
- … - No había nada que hacer con Él, así que… - Sí, quiero.
- ¡Sí! Me haces tan feliz… Te amo, preciosa.

Y la abrazó. Con tantas ganas, con tanta fuerza que estuvo a punto de dejarla sin respiración.

- Pues sí, definitivamente estás loco…
- Sí. Loco por ti, pequeña.





Claro que era una locura. El amor los había vuelto locos. Pero el verdadero amor enloquece.

_____________
- Por fin, un viernes en casa. Eso sí, para estudiar. Pero también sobra tiempo para estar por aquí. :) ¡Buen día a todos!

11 noviembre, 2011

Y ya me sobra respirar. -

Vivir sin ti, no sería lo mismo. No sería vivir. Antes de encontrarnos, mucho antes, ya te conocía. Ya sabía que estarías aquí conmigo. No te rías, hablo en serio. Crecí pensando en ti. No te conocía, no sabía tú nombre, pero aún así imaginaba mi vida junto a ti. En ella, al igual que en la del resto del mundo, hay cosas buenas y cosas malas. Y sabía que el destino no podía ser tan malo al no darme algo como tú. No sé lo que tienes, pero me llena. No eres bueno, ni malo, ni perfecto, ni sabio. No tienes todo lo que necesito, ni tampoco me das al menos una alegría por minuto. Pero igualmente te necesito. No podemos mirar fijamente al Sol, y aún así lo necesitamos para vivir. Yo necesito necesitarte día tras día, mirarte de arriba abajo, sonrojarme cuando me pillas y quererte como si fuese el último segundo de mi vida. 


Sólo el amor los ayudaba a ser.


_________________
- Espero que el Sol os acompañe en este viernes lluvioso. Feliz fin de semana. :) ¡Un besazo enorme, bloggers!


05 noviembre, 2011

Solía soñar. -

El otro día conocí a Soledad. ¿Y sabéis? No tenía muy mal aspecto. Aparentaba ser una chica de unos veinte años. Aunque nadie sabía en realidad los que tenía. Encima de sus ojeras lucía unos grandes y preciosos ojos verdes y no llevaba más encima que la amargura de su vida. El caso es que nos pusimos a hablar, y entre locura y locura me soltó:Siempre preferí sola que mal acompañada”. La chica parecía un poco rarita, pero la verdad es que tenía razón. Y después, sin más, me soltó que quería enamorarse. Me besó. No supe como reaccionar, pero el caso es que besaba bien. Fue un beso corto pero intenso. Y antes de que pudiera abrir los ojos, desapareció. No entendí nada, aún hoy me pregunto si sería un sueño. Porque una persona así solo puede habitar en ellos.




________________ 
Espero que paséis un sábado genial. :) Yo espero pasarlo enterito en casa: con la que está cayendo no pienso salir! jaja! Un besazo enorme, bloggers!

28 octubre, 2011

Prometo besarte hasta desgastarte los labios. -

Y te comencé a echar de menos. Fue como si de un plumazo me hubiesen arrancado medio cuerpo. Un brazo, una pierna, un ojo, media boca, medio estómago y mi corazón entero se habían ido contigo. Pero mi arrepentido cerebro se había quedado conmigo, y con él las tremendas ganas de estar contigo. Fue entonces cuando descubrí que te amaba más de lo que pensaba. Cuando me dí cuenta de que te podía perder para siempre. Y justo en ese instante, en el que un gesto, una palabra, una lágrima o un "lo siento" pueden cambiar completamente la situación, te besé. Fue como si nunca hubiese rozado tus labios. Como si no te conociese, como si nunca me hubiese entregado a ti. Era como si todo volviese a empezar, como si volviésemos a ser aquellos locos que solo querían enamorarse. Comprendí que en las historias bonitas puede haber dos principios, pero un solo final. Aquel era nuestro segundo comienzo, y os aseguro que deseaba, por encima de todo, que todo terminase bien. Que hubiese, aunque solo fuese una vez, un final feliz.

 


__________
Espero que terminéis Octubre como se merece, y que comencéis Noviembre aún mejor. Yo me voy a pasar todo el puente con la persona que más quiero. ¡Un besazo enorme!

22 octubre, 2011

Cabrona confusión. -

Echo de menos quererte. Quererte como antes lo hacía se ha convertido en mi obsesión. Y está mal… Porque eras (y creo que sigues siendo) la persona que me daba todo lo que necesitaba. Y ahora, en ocasiones, siento que yo no puedo corresponderte, al menos no como tú te mereces… Este amor "desamorado" me está volviendo loca. Antes tú lo hacías, pero ahora siento que mi felicidad se está escapando. Intento alcanzarla, pero ni siquiera tú puedes ayudarme a cogerla. Porque, en realidad, sé que yo misma la estoy echando. Con lo fácil que era antes amarte, y dejarme seducir por tu sonrisa… ¿Y ahora? ¿Debo seguir luchando por ti, por nosotros y por mí misma? ¿O quizá sea mejor afrontar la realidad, y comprender de una vez que, tal vez, todo lo bonito que antes había entre nosotros se haya acabado? Maldita sea mi cabeza, y maldito mi corazón por dejarse arrastrar por ella…



__________________
Nunca más creáis mis promesas. Pero os juro que no tengo nada de tiempo... Os echo de menos.

01 octubre, 2011

Tú me miras y mi corazón pierde el rumbo. -

¿Y qué, si a todas horas te echo de menos? ¿Si cuando tú me faltas me falta el aire para respirar? ¿Si sonrío con solo verte, y verte sonreír me da la vida? Se supone que eso es el amor. La locura de querernos por encima de todo, y a pesar de todo. De temer el momento en que debamos separarnos. Lo importante no es el tiempo que dure, sino el tiempo que vivamos al máximo. Siento que estoy atada a ti, y me encanta esta sensación. Porque a pesar de todo soy libre. Libre, como jamás pensé que se podía ser al lado de alguien. Cuando estoy a tu lado siento que puedo hacer cualquier cosa que me proponga. Me siento fuerte, porque nuestro amor es fuerte, muy fuerte. Y para que negarlo, amarte día a día es lo mejor que me ha pasado. 



































_____________

PD: Echo de menos estar por aquí tanto como antes... Las clases me roban mucho tiempo, prometo actualizar más a menudo. Feliz sábado, feliz Octubre.

16 septiembre, 2011

Quédate amor. -

Hoy hemos vuelto a discutir. Ya son tantas veces que ni puedo contarlas. He pasado un largo rato llorando, pensando a dónde iba todo esto y cuánto tiempo más iba a aguantar esta situación. Y después de darle muchas (muchísimas) vueltas, no he encontrado ninguna solución. Te quiero. Es de lo poco de lo que estoy segura. Sé que sin ti mi vida no tendría sentido. Despertarme día tras día sin poder quererte un poco más sería como si el aire de la Tierra se extinguiese. Pero toda esta situación me está matando. Mejor dicho: nos está matando. Todas las sonrisas que provocabas en mí son cada vez más sustituidas por caras largas. No eres feliz. Al menos, ya no como antes. Entonces, ¿qué hacemos? Esto es el típico ni contigo, ni sin ti. ¿Cuál es la solución cuando parece que nuestro amor se está apagando?







___________________


PD: Primera semana de clases, de rutina y de aburrimiento. Pero no perdamos la calma, hoy es VIERNES.  :) ¡Buen finde a todos!

07 septiembre, 2011

La pequeña Sole. -

Se sentía vacía. No había alegrías, ni emociones, ni esperanzas. Todo su cuerpo estaba vacío; excepto su mente. Por ella circulaban miles y millones de ideas diariamente. No conseguía dormir, no le dejaban. Pero había una que destacaba entre las demás. La idea de enamorarse
Desde que aquel chico (procuraba no pronunciar su nombre) se fuera, había pasado por diferentes estados. Al principio, vivía sumida en un estado cercano a la inconsciencia. Poco a poco, fue despertando, aunque la tristeza y la melancolía no la abandonaron. Pero ahora todo era diferente. 
Ella era diferente. Quería que su vida cambiara, quería ser feliz. Quería abandonar su apatía, recordar lo que era sonreír. Y así, sin más, se levantó. Rebuscó largo rato entre el desorden que poblaba su habitación, cogió un papel y un lápiz, y escribió su deseo, su mayor deseo: “Me llamo Soledad, y quiero enamorarme.” Y convencida de que los sueños sí se cumplen, salió a la calle, dispuesta a llenar su vacío. 




________________


PD: Tú ya no estás sola, aquí estoy yo.

02 septiembre, 2011

Love's story. - ( XIV )

Y de repente, su corazón comenzó a latir de una manera como no lo había hecho jamás, frenéticamente: parecía que le iba a estallar. Su estómago dio un gran vuelco, estaba nerviosa, no entendía nada. El vello de su nuca se erizó de una manera espeluznante, de la misma manera que lo hace cuando una ráfaga de aire nos sorprende.
Pero en aquella ocasión era otra ráfaga la que la había sorprendido. No quería, no podía y no estaba dispuesta a enamorarse, y menos de Él. “¡Qué locura!”- pensó. Pero estas cosas son así. No preguntan, no llaman para entrar. Nos invaden con una fuerza sobrehumana, y cuando queremos escapar ya es demasiado tarde. Nuestros corazones se han acostumbrado a esa loca forma de bombardear sangre a cada esquina de nuestro feliz cuerpo.
Locamente, perdidamente, excesivamente. Se enamoró casi sin darse cuenta. Sin contar con las consecuencias. Sin comprender que era todo aquello, hasta que entendió que ya no resistiría otra forma de vivir. Se enamoró de Él. Un ser imperfecto, alguien que apareció de repente, sin luces a su alrededor, ni nada para llamar su atención. Alguien que día a día fue haciendo crecer en Ella un sentimiento maravilloso, uno que pocas personas comparten, y aún menos son capaces de disfrutar. Una persona que la quería así, de esa manera caprichosa, de la mejor manera que se puede querer a alguien. Sin pensar, sin sentido, dejándose llevar por este camino, cruel a veces; mágico, emocionante y sorprendente otras muchas tantas. 







El amor nunca muere, y el nuestro tampoco lo hará.


______________
    
PD: Llegó mi odiado Septiembre. En nada vuelta a la rutina... 

22 agosto, 2011

Tal vez sea algo maravilloso. -

Que nos olvidásemos del mundo durante unos minutos fue sólo una anécdota. Lo nuestro iba mucho más allá. Tu corazón y el mío competían en una cariñosa carrera para conocer cual era capaz de latir con mayor rapidez cuando estábamos juntos. Y mientras el tiempo pasaba, nos íbamos enamorando poco a poco, y cada vez más. Éramos como dos niños: capaces de soñar despiertos, de creer que podíamos ser felices. Y lo fuimos. Felices como jamás pensamos que nadie podía ser. 



Sin querer, sin razón, sin motivos, no sé como fue. Pero me enamoré.


____________________ 

  1. Tremendo Agosto. ¡QUE NO TERMINE NUNCA!
  2. Perdón por no pasarme por aquí en este tiempo. Pero, por suerte, no paro un segundo en casa.  ;)


02 agosto, 2011

A pesar de todo, merece la pena. -

Mi estado de sorpresa aún dura. Y creo que va para largo. No me considero una persona a la que haya que premiar, aunque ella, cada vez que entro en su blog, me premia. Con sus entradas, con sus palabras, con su (maravillosa) forma de expresarse. No soy una experta en estas cosas, pero estoy segura de que para escribir, Cris* , vale mucho.  Miles y millones de gracias, por todo. Pasaos por su blog, merece la pena.


REGLAS:

1: Dejar un comentario en la entrada donde te dan el premio.

2: Responder las preguntas.

A) ¿Por qué te creaste un blog? 
Aún no lo sé. Soy una chica de impulsos fuertes, y en uno de ellos me dió por crear uno. Supongo que una parte de mi inconsciente se moría por estar aquí. 

B) "Hay dos tipos de personas: los que están pensando en dejar su blog y los que están pensando en hacerse uno" ¿Qué piensas de esa frase?
Me hace gracia, porque antes de crear este blog pensaba eso mismo, al igual que de otras cosas ya pasadas de moda. Ahora creo que hay otro tipo de personas, adictas a este mundo, que no piensan dejarlo, al menos ahora.
 C) ¿Cuánto tiempo tienes en Blogger?                        
Un año y diez meses. Aunque han existido temporadas en que no he estado tan presente como me hubiera gustado...
D) ¿Piensas abandonar Blogger algún día?
Claro. Todo tiene su momento y Blogger también. Estoy segura de que llegará un día en el que otras cosas ocupen mi mente, pero también de que será dentro de mucho tiempo.

E) ¿Por qué te gusta escribir?
Para desahogarme, para compartir lo que pienso y lo que siento. Soy una persona muy tímida, quizá demasiado. Y gracias a escribir poco a poco me voy abriendo más, y soy capaz de compartir mis cosas con los demás.

F) ¿Cuáles son las 5 cosas que más te gustan hacer? Por orden.
Pasar las tardes en (buena) compañía.
Comer chucherías.
Tirarme encima de la cama sin hacer nada.
Cotillear.
Leer.
(Mi felicidad como veréis, depende de muy poco).

3: Dedicarlo a quien quieras.

  
Podría dárselo a muchísimas personas más. Pero no sé, he escogido a estas que creo que se lo merecen mucho y que van a continuar la cadena que yo dejo aquí. Así que ahí os queda ;) Gracias de nuevo por todo.

25 julio, 2011

Cada sonrisa me huele a ti. -

Amarte 25 horas al día ya no es suficiente. Y no es casualidad que lo diga un día 25, para nada. Fue la noche de un 25 de octubre cuando me enloqueciste, hasta hoy. Debo admitir que no soy de las que cuentan cada mes, día y hora que llevamos juntos, pero si nos ponemos así ya son 33 meses juntos. Muchos días, muchas horas, sabiendo que eres mío, y que soy tuya. No puedo decir que antes de ti estuviese sola, o que no fuese feliz. Pero mi estado actual es completamente distinto. Disfruto de lo mejor que tenía antes, si cabe un poco más, puesto que ahora, después de conocerte, conocí la felicidad.



 ¿Que si nos queremos? Mucho, mucho más que eso diría yo. Pero la cosa no va por ahí. De lo que más estoy enamorada, sin duda, es del sentimiento que hemos creado. Me escuchas, me calientas los pies en las frías noches de invierno, me entiendes, o al menos lo intentas. Me despiertas con esos maravillosos besos que saben a cielo, haces que te quiera cada día un poco más, perdonas mis infinitas estupideces y consigues que no me dé miedo esta sensación de necesitarte tanto. Porque siendo sincera, es para que me dé pánico. Has creado en mí un sentimiento absoluto de dependencia. Es tan fuerte, que creo que no conseguiría respirar si tú no estuvieses cerca. ¿La culpa? Solo mía. Pero debo añadir que esta dependencia (casi) siempre es maravillosa. Al igual que tú, amor. Te quiero. Ten por seguro que hasta que mi corazón aguante.












______________
  1. Sobran las palabras. Tú y yo estamos por encima de eso. Recuerda: S I E M P R E.
  2. Te amo. Y amo la forma en que esta canción me recuerda a nuestras tardes y a ti pequeño.

    21 julio, 2011

    Love's story. - ( XIII )

    Un viernes más. Nada especial. Hasta que de pronto…

    - ¿Sí?
    - Hola pequeña.

    Y el mundo se le queda pequeño. Nada, absolutamente nada le produce ese sentimiento como Él.

    - ¿Qué tal? ¿No dices nada?
    - Bien. No esperaba tu llamada.
    - Ya. Te echaba de menos. Sólo eso. Quería escuchar tu voz.

    Simple y conciso. Así lo necesitaba Ella a Él. Era especial. Y lo mejor de todo era lo especial que se sentía Ella cuando estaba cerca de Él…

    - Estaba pensando en ti.
    - Yo siempre pienso en ti.
    - ¿Quieres venir?
    - Pensé que no me lo ibas a decir nunca.

    Media hora después sobran las palabras. Sumergidos en una ola de calor, besos y pasión llegan a su habitación. Fuera ropa, fuera miedo. Los recuerdos que allí habitan son los únicos testigos. Hacen el amor. Con fuerza, con ganas, con cariño, con deseo. En ese momento se sienten sólo uno. Ella es suya. Él es suyo. Se aman, y aman sentirse así. Piden más y más. Y cuando creen que nada puede ser más perfecto, se corren juntos. Y entienden que la perfección, en su caso, se ha quedado corta. Desean quedarse así, para siempre. Desnudos, piel con piel, respirando ese aire que huele a amor.