23 enero, 2014

La necesidad de tus ausencias. -

Llamo a tu puerta,
convencida de que ésta es la última vez,
convencida de que vengo para quedarme.




Mi lengua está en carne viva
de cerrar todas las cartas que nunca te he enviado,
que se amontonan en las esquinas de mi cuarto
donde debería estar tirada nuestra ropa.

Siempre tuviste la manía de ir y venir cuando te venía en gana.
Sin explicaciones.
Y entre mis manías estaba la de no olvidarme nunca del sabor de tu clavícula.
Sin remordimientos.

No sé si esto es vida, 
deseando a todas horas que ardas en mi infierno,
pensando en todas las heridas que te provocaría 
para sanarte luego.
Pero no conozco otra vida más bonita 
que la de echarte de menos.

Y es justo cuando empiezo a mentalizarme de que quizás deba vivir enamorada de tu ausencia, que apareces.
Vuelves como si nada hubiese pasado,
y yo te recibo como si todo
lo malo
se hubiese esfumado.

Y entre tanta ausencia, 
tanta sed de venganza,
pero sed, al fin y al cabo, de ti,
fuimos todo, siendo nada.


4 comentarios:

María Macías dijo...

¿Quién no ha tenido una historia así? Tan apasionada y deseada pero sólo eso, sin ir a nada más.

Perfecto, me ha encantado.
Un saludo enorme desde http://lossecretosdemisonrisa.blogspot.com/

Wonders. dijo...

Muy linda entrada. Me ha gustado mucho. Sigue así ♥

Tu mundo, mi mundo nuestro mundo ♥ dijo...

Me ha enamorado el texto, de verdad *.*
Ese deseo irremediable, ese amor inaguantable... y quien no ha sentido eso alguna vez, eh? :)
Que bonito :D
Como va todo? muuuchas gracias por el comentario, me haceis feliz por cada comentario que dejais, sobretodo cuando me aconsejais.
Un abrazo muy fuerte:)

M dijo...

A veces sin ser nada se puede ser demasiado, y con esa manera que tienes de escribir tú puedes ser mucho. Un besito bonica.