01 mayo, 2014

Hablemos del tiempo, que nos queda.-

No ha dejado de llover,
quiéreme.





Éramos tres cuando empezó a llover. Tú. Yo. Y todos mis miedos
¿Qué somos ahora?
Me pregunto a menudo.

Estoy empapada, pero lo único que me cala hasta los huesos
son tus ausencias.

Me he acostumbrado a dormirme acompañada de esta lluvia
que no deja de saberme a sal.
Será que no has querido secarme la ropa.
Será que me gusta vivir sin refugio.
Será que eres el causante de este diluvio.

Y aquí estoy,
esperando uno nuevo.

No tengo remedio,
ni remiendo.

Porque sólo he venido aquí a decir,
que no he dejado de esperar a que se ponga a llover,
que no he dejado de esperar(te).




6 comentarios:

Marina. dijo...

Que corto texto, pero que intenso.
Y en vez de llorar por ausencias deberíamos de aprender a reir bajo esas lluvias.

M dijo...

Tienes una magia especial al escribir que me encanta. Yo deberia empezar a aplicarme la última estrofa de tu poema es genial.
Besos

Tu mundo, mi mundo nuestro mundo ♥ dijo...

Se note que todo lo que escribes te sale del alma, ya tenía ganas de leer algo tuyo.
"Que no he dejado de esperar(te)"
Me has puesto muy sensiblona, jaja:)
Ya sabes tú que escribes muy bien. ^^
Un abrazo

Jucesc dijo...

A veces esperamos aunque sepamos que nunca llegará. Me he identificado mucho con tu texto, bonitas palabras.

Mariola González dijo...

Me encanta tu entrada. Y tu blog, por eso te sigo. Espero que puedas pasarte por el mío, llevo en Blogger desde hace tiempo pero he creado uno nuevo. Me encanta el tuyo, de verdad, ya te seguía de antes :) Un saludo!

http://humanfilters.blogspot.com.es

Irene dijo...

Me he creado otro blog [queroquemecontes]
estaria encantada de que volvieras!!
Poder volver a leerte.
Saludos!!!